Seleccionar página

Desbloquear el teléfono móvil de una persona que ha muerto, utilizando el reconocimiento de la huella de sus dedos, es muy difícil, si no imposible, ya que éste funciona a través de conductancia eléctrica y cuando la gente fallece ese flujo de electricidad cesa, explicó un experto.

huella digital afore

Anil Jain, profesor de ciencias de la computación e ingeniería en la Universidad Estatal de Michigan, respondió a la pregunta de si “¿necesitas estar vivo para poder desbloquear el teléfono móvil?”, a propósito de un reciente caso en el cual detectives intentaron hacerlo para investigar la muerte de un hombre.

En marzo pasado, dos detectives fueron a una funeraria en Largo, Florida, y pidieron ver un cuerpo. Querían desbloquear el teléfono de Linus Phillip y necesitaban sus huellas dactilares y, aunque se les concedió acercarse al cadáver, fue imposible accesar al móvil.

Los detectives buscaban información que los ayudara a investigar la muerte de Philip, baleado por un policía afuera de una tienda, así como datos relacionados con una pesquisa sobre drogas que involucraba al hombre de 30 años, reportó entonces el periódico Tampa Bay Times.

En un caso previo, que tuvo lugar en noviembre de 2016, un agente del Buró Federal de Investigaciones (FBI) intentó hacer lo mismo con el cuerpo de un hombre identificado como Abdul Razak Ali Artan, quien antes de ser baleado atropelló a personas en los terrenos de la Universidad Estatal de Ohio.

El agente aplicó el dedo índice del cadáver al teléfono celular que llevaba el hombre y esperaban que accederían al dispositivo para aprender más sobre los motivos del ataque y del propio Artan, pero tampoco pudieron hacerlo.

La revista Forbes informó por separado que lo que hicieron los detectives es legal en el país, pero entonces surgieron preguntas. “Cuando una persona ha muerto es muy difícil desbloquear un teléfono utilizando la punta de los dedos”, declaró Jain, quien ha trabajado durante años en reconocimiento de huellas dactilares.

“En la mayoría de los teléfonos inteligentes la identificación de huellas dactilares funciona a través de la conductancia eléctrica”, dijo, y señaló que la tecnología aprovecha que todos tenemos un poco de electricidad corriendo por nuestros cuerpos.

Explicó que cuando colocamos las puntas de los dedos en un escáner de huellas digitales, las crestas de las huellas tocan la superficie, pero los valles no, y es aquí donde pequeños condensadores almacenan carga eléctrica proveniente del dedo que los sensores utilizan para completar una imagen detallada.

Sin embargo, cuando una persona muere, ese flujo de electricidad cesa y con ello cualquier posibilidad de interactuar con el escáner, puntualizó el profesor a la revista Live Science.

Los investigadores no están seguros de cuánto tiempo después de que una persona muere, el cuerpo pierde esta conductancia. “Para resolver eso, se necesitarían muchos cadáveres, y habría que tomar sus huellas dactilares para desbloquear el teléfono cada hora más o menos”, indicó.

“Alguien tendría que estar en la morgue continuamente. Sería un experimento bastante difícil de hacer”, aseveró.

Sin embargo, no todos los lectores de huellas digitales funcionan a través de la conductancia. Los más antiguos, por ejemplo, usan sensores ópticos que miden los cambios de luz entre las crestas y los valles para formar una imagen, pero son más fáciles de engañar con fotografías.

En la actualidad la tecnología cambia constantemente y ahora existen smartphones que se desbloquean cuando detectan el rostro del propietario, pero por el momento se desconoce si serán inaccesibles, como en el caso de los dedos sin vida.

(ntx)