Seleccionar página

En muchas ocasiones se han viralizado historias de pasajeros molestos porque tuvieron que aguantar a un bebé llorando durante cuatro horas.

tapones oidos 1

A fin de evitarse malos comentarios y reclamaciones, una familia que viajaría por primera vez junto a su pequeña de un año, decidió hacer algo antes de generar problemas.

Su práctica solución fue armar bolsitas con dulces y tapones de oídos en las que venía una carta incluida y repartirlas entre los vecinos de asientos cercanos.

La nota decía lo siguiente: “¡Hola! Me llamo Lorenza y tengo un año. Este es mi primer vuelo y voy a tratar de portarme lo mejor que pueda, pero me disculpo por adelantado si me siento irritable, me asusto o me duelen los oídos. Mis papás prepararon esta bolsa con dulces y tapones para los oídos en caso de dar un concierto durante el vuelo. Espero que esto ayude a que tu viaje sea un poco más placentero. Gracias”.