Seleccionar página

Mediante métodos específicos, un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) elabora prendas de cómputo que permiten muestras de afecto entre nietos y abuelos separados por causas geográficas.

chalecos contactos2

El cómputo ubicuo es la técnica empleada por los científicos de la Facultad de Ciencias de la UABC que enlaza programas y elementos físicos para elaborar tecnología que ofrezca un servicio activo al usuario sin que el sistema se note, pues está inmerso en el ambiente.

Los especialistas crearon un prototipo de chaleco que permite el envío de muestras de afecto, el cual es operado desde el teléfono móvil a través de una aplicación (app).

Para el desarrollo del proyecto, la alumna de maestría en ciencias computacionales de la UABC, Flor Belén Montañez Castillo, realizó investigaciones y encuestas a adultos mayores, para elegir las muestras de cariño más comunes entre abuelos y nietos.

Los resultados arrojaron que el abrazo, beso, una palmada en la espalda y cosquillas, son los más frecuentes entre ambos, por lo que dotaron al chaleco con estas cuatro opciones.

En entrevista con la agencia informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Flor Montañez explicó que en la actualidad tienen dos prototipos funcionales para realizar pruebas de concepto y confirmar que las prendas cumplen los objetivos.

“Cada chaleco está basado en una placa Arduino Uno, en la cual se conectan los demás actuadores, que son los que permiten reproducir cada muestra de afecto en el chaleco, como por ejemplo los motores”, dijo.

La prenda cuenta con un servomotor integrado y conectado a una pequeña mano de plástico colocada a la altura del hombro, que se mueve de manera sutil para simular una palmada en la espalda.

En el caso del brazo, la alumna implementó una banda que rodea el torso del usuario y tiene un motor. Cuando se coloca el chaleco, la banda se ajusta y da la sensación del abrazo.

Flor Montañez indicó que para reproducir las cosquillas se integraron motores vibradores a la altura del abdomen del usuario, similares a los que portan los teléfonos celulares, mientras que el beso se evoca con un audio que se reproduce en una bocina.

El control de envío de muestras de afecto entre abuelos y nietos será mediante una aplicación (app) hecha para el sistema Android, que se instalará en el teléfono móvil de ambos usuarios, y tendrá cuatro botones: abrazo, cosquillas, beso o palmada en la espalda.

Los chalecos se comunican con la app por medio de Bluetooth, sin embargo, los investigadores trabajan para que la conexión sea vía wifi, a fin de no tener limitantes respecto a distancia entre móvil y prenda.

“La idea a futuro es que la comunicación sea por Internet inalámbrico para que alcancen distancias más largas; cuando están separados geográficamente”, subrayó la investigadora.

En su versión final, el chaleco está diseñado para utilizarse de forma independiente y se podrá portar de forma cotidiana para que preste sus servicios cuando los usuarios lo deseen.

Flor Montañez describió esta prenda como una forma de enriquecer los medios de comunicación existentes y que hasta el momento no brindan esa sensación de sentir una muestra de afecto.

En la primera prueba participaron 33 jóvenes, donde se analizó si las muestras de afecto integradas en la prenda, evocaban a los usuarios una real.

La segunda evaluación contó con usuarios potenciales. Abuelos y nietos portaron el chaleco estando en lugares separados y comunicados por videollamada, mientras se enviaban las muestras de afecto.

“Ahí queremos ver las respuestas psicofisiológicas de los usuarios cuando reciben una muestra de afecto, qué pasa con su cuerpo, por ejemplo, si hay un cambio antes de recibirla, durante y después, para finalmente conocer si la experiencia fue de su agrado, de desagrado, si se sentía relajado o nervioso”, agregó.

(ntx)