Seleccionar página

Sentada en el suelo con su bebé en el regazo, Jahantab Ahmadi hizo un examen rodeada de estudiantes instalados en pupitres. La poderosa foto provocó una gran emoción en Afganistán, donde muchas mujeres son analfabetas.

mujer afgana 2

El contraste es evidente entre la incomodidad de la joven madre, concentrada bajo su velo azul, con un lápiz en la mano, y el resto de los candidatos, aplicados en sus sillas perfectamente alineadas durante las pruebas de ingreso a la Universidad privada de Nasir Khusraw, en el centro del país.

Para poder presentarse a este examen a mediados de marzo, Jahantab Ahmadi tuvo que caminar primero dos horas por las montañas. Luego utilizó el transporte público para llegar nueve horas de baches más tarde a la capital provincial, Nili.

Al principio de la prueba, que se realizó al aire libre, se sentó en un pupitre, como los demás. Pero a su hija Khizran, de solo unos meses, le dolía un oído y no paraba de llorar.

Para calmarla, y no molestar a sus vecinos, Jahantab se instaló en el suelo detrás de otro aspirante. “Tenía que concentrarme en el bebé y hacer el examen”.

Un profesor de la universidad inmortalizó el momento. La foto se propagó como un reguero de pólvora en las redes sociales en su país, sin que ella lo supiera.