Seleccionar página

Una mujer de Fort Myers, en la costa suroeste de Florida, se “casó” con su amado de toda la vida: un ficus centenario gigante que extiende su sombra benefactora en un parque público, para intentar evitar que las autoridades lo corten.

boda ficus 1

Karen Cooper organizó una boda, con vestido blanco, pastel e invitados, en el parque Snell Family de Fort Myers, siguiendo los pasos de un grupo de activistas mexicanas contra la deforestación de los bosques, que decidió llamar la atención contrayendo matrimonio con árboles en ceremonias simbólicas.

“Lo vi y pensé que deberíamos casarnos con el ficus, como algún tipo de broma, pero la gente me dijo que era una buena idea. Así que dije, de acuerdo, vamos a hacerlo”, apuntó Cooper.

Al enlace celebrado en la localidad floridana acudieron amigos y vecinos de la prometida y del novio, un ficus cuyas raíces cubren una extensión de 744 metros cuadrados.