Seleccionar página

La Policía alemana impidió el despegue de un vuelo de la compañía TAP Air Portugal que debía partir de Stuttgard en dirección a Lisboa, tras detectarse que el copiloto estaba ebrio.

abordar avion 1

El copiloto, de 40 años, había iniciado ya los preparativos para proceder al vuelo número TP523, cuando un empleado del aeropuerto advirtió a la policía de que se le veía andar de forma insegura y de que además olía a alcohol.

Poco después se constató que efectivamente el copiloto presentaba claros signos de ebriedad, tras lo que se procedió a cancelar el vuelo y a detenerlo.

Se solicitó para el copiloto la suspensión de su licencia y se le impuso una fianza de diez mil euros.

Los 104 pasajeros del vuelo pernoctaron en un hotel y, según fuentes del aeropuerto, parte de ellos continuaron su viaje hacia Lisboa en otro vuelo, mientras el resto viajaron en tren a Frankfurt y Munich para ser reubicados desde ahí en otros trayectos.

La aerolínea portuguesa ofreció disculpas mientras tanto por las molestias ocasionadas por la cancelación, debida, a “la imposibilidad para ejercer su trabajo del copiloto”, contra el que se han abierto diligencias.