Seleccionar página

Tampa, el chimpancé que vivía en el Zoológico de Aragón, murió a los 44 años por una insuficiencia cardíaca, informó la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México.

tampa 2

Previo a su fallecimiento, organizaciones del cuidado y respeto a los animales, habían denunciado la desaparición y desatención de la especie.

A inicios de marzo, la asociación civil Proyecto Gran Simio México denunció la muerte del homínido tras una semana de encontrarse desaparecido y de resultar herido en una riña con su compañera de especie, Lucy.

A través de un comunicado las autoridades capitalinas confirmaron la muerte del chimpancé.

La dependencia agregó que en su hábitat natural, la expectativa máxima de vida de este tipo de primates es de 35 años, mientras que en cautiverio, los ejemplares pueden vivir de 40 a 50 años, por lo que Tampa era ya un individuo geronte.

Agregó que se realizarán los procedimientos para determinar “con exactitud la causa de muerte de este ejemplar”.

Tampa llegó a Aragón en 1996, procedente de un circo, donde lo castraron y le quitaron los dientes. En el zoológico compartía albergue con dos chimpancés.