Seleccionar página

Un equipo liderado por la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) construyó y disparó un propulsor eléctrico para ingerir moléculas de aire de la parte superior de la atmósfera terrestre, lo que abre camino a satélites que vuelan en órbitas bajas durante años.

propusor

Los propulsores eléctricos que “respiran” aire también se podrían usar en las franjas exteriores de atmósferas de otros planetas, con lo que se aprovecharía el dióxido de carbono de Marte, ejemplificó la ESA en su página de Internet.

“El proyecto comenzó con un diseño novedoso para recoger moléculas de aire como propulsor desde la parte superior de la atmósfera de la Tierra, a unos 200 kilómetros de altitud, con una velocidad de 7.8 kilómetros sobre segundo”, detalló Louis Walpot.

Para el desarrollo del proyecto, los científicos elaboraron un propulsor completo para probar el concepto, que se realizó en una cámara de vacío en Italia, donde se simuló el entorno de 200 kilómetros de altitud.

Asimismo, un “generador de flujo de partículas” ofreció las moléculas de alta velocidad para ser recogidas por la nueva aspiradora e impulsor de nombre Ram-Electric Propulsion.

El equipo también realizó simulaciones por computadora sobre el comportamiento de partículas para modelar todas las diferentes opciones de ingesta.

“Todo se redujo a la prueba práctica para saber si la entrada combinada y el propulsor funcionarían juntos o no. En lugar de simplemente medir la densidad resultante en el colector para verificar el diseño de admisión, decidimos conectar un propulsor eléctrico”, detalló Louis.

Agregó que de esa manera demostraron que se podían recolectar y comprimir las moléculas de aire a un nivel en el que podría tener lugar la ignición del propulsor, y medir el empuje real.

“Al principio comprobamos que nuestro propulsor podía encenderse repetidamente con xenón recogido del generador de haces de partículas”, sostuvo.

De acuerdo con el científico, este resultado significa que la propulsión eléctrica que respira por aire ya no es sólo una teoría, sino un concepto tangible de trabajo, listo para desarrollarse y servir como la base de una nueva clase de misiones.

(ntx)