Seleccionar página

Mediante el uso de los telescopios espaciales Hubble y Spitzer, científicos hallaron agua en la atmósfera del exoplaneta llamado WASP-39b, en la constelación de Virgo a unos 700 años luz de distancia de la Tierra.

Resultado de imagen para exoplaneta wasp 39b

El cuerpo celeste es similar en masa a Saturno, caliente e hinchado, no obstante, tiene tres veces más agua que el planeta “anillado”, y puede ofrecer nuevos conocimientos sobre la formación de los planetas alrededor de una estrella.

A pesar de que los astrónomos predijeron que verían agua, se sorprendieron por la cantidad líquido observado en este “Saturno caliente”, destacó la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

Los científicos señalaron que tal cantidad de agua sugiere que el planeta en realidad se desarrolló lejos de la estrella, donde fue atacado por una gran cantidad de material helado.

“Necesitamos mirar hacia afuera para poder entender nuestro propio sistema solar. Los exoplanetas nos muestran que la formación de planetas es más complicada y más confusa de lo que pensábamos que era”, dijo la investigadora principal, Hannah Wakeford.

El equipo científico de Wakeford analizó los componentes atmosféricos de este exoplaneta similar en masa a Saturno, pero diferente en muchos otros aspectos. El agua hallada se detecta como vapor en la atmósfera.

Por su parte, el coautor David Sing de la Universidad de Exeter en Devon, Reino Unido explicó que WASP-39b muestra que los exoplanetas pueden tener composiciones muy diferentes a las del Sistema Solar.

El exoplaneta gira alrededor de una estrella similar al Sol, llamada WASP-39, una vez cada cuatro días. En la actualidad WASP-39b se encuentra 20 veces más cerca de su estrella, que la Tierra del Sol.

De acuerdo con la agencia espacial estadunidense, el planeta está bloqueado por mareas, lo que significa que siempre muestra la misma cara que su estrella, cuya temperatura en el lado del día es de 776.7 grados Celsius.

Sin embargo, la fuerza de los vientos del planeta transporta calor desde el lado diurno hasta el sector nocturno permanente, el cual es caliente.

Wakeford subrayó que espera usar el Telescopio Espacial James Webb, cuya inauguración está programada para 2019, para obtener un espectro más completo del exoplaneta.

(ntx)