Seleccionar página

Una mujer boliviana que, junto a su pareja, prostituía a su hija de ocho años para luego filmar esos abusos, se ahorcó en una celda policial de Santa Cruz.

suicidio traumatismo 2

El caso salió a la luz debido al alboroto que esto provocó entre los internos de la cárcel de Palmasola, la más poblada y la más conflictiva de Bolivia y donde se encontraba recluido el padrastro de la menor.

Las autoridades relataron que los reclusos estaban a punto de aplicar la justicia por propia mano contra Richard Javier R.E., pareja de Maribel R.C., la madre de la víctima y de otros dos niños, y que esto activó la acción de la Policía.

La detención de la madre se dio cuando buscaba ingresar con sus tres hijos al recinto penitenciario el pasado sábado y luego de haber comprobado que el padrastro poseía decenas de videos de las vejaciones a la menor con el consentimiento de la madre.

El hombre cumplía una condena de once años de presidio por violación debido a un caso anterior y llevaba al menos dos años de relación sentimental con la madre de la víctima.

Una vez arrestada, la mujer, de 26 años, fue trasladada a una carceleta en la que debía esperar la audiencia cautelar. No obstante, la mujer tomó la decisión de “quitarse la vida en las celdas” ahorcándose, para lo que utilizó una prenda intima que ató a uno de los barrotes de la ventana.