Seleccionar página

Una jubilada de la ciudad rusa de Irkutsk, en Siberia oriental, demandó a su yerno, radicado en Estados Unidos, por estafarla por ocho millones de dólares y adueñarse de 52 inmuebles en Miami adquiridos con su dinero.

IMG_20180206_192313

El dinero fue transferido por Tamara Filípova a Iliá Mogilevski, el apoderado de la mujer y marido de su hija, para que hiciera inversiones en propiedades a nombre de su suegra.

La primera transferencia, que se remonta a 2010, ascendía a cinco millones de dólares;  en años posteriores la jubilada realizó otros giros por una suma cercana a los tres millones.

Entre los inmuebles adquiridos con estos fondos se encontraba un departamento de 1,1 millones de dólares en las torres Trump en Miami.

El yerno engañó a Filípova e ideó esquemas fraudulentos para apropiarse de las propiedades. Por años, el hombre compró las viviendas elegidas por su suegra, anotándolas a nombre de sus propias empresas en vez de indicar a su suegra como titular.

Para “esconder los cabos” de estas transacciones, Mogilevski creó cerca de 30 empresas ficticias y registró firmas en el estado de Wyoming, donde la ley no obliga a revelar el nombre del propietario, para comprar a nombre de esas empresas los inmuebles en Florida, dónde la identidad del titular sí debe ser público.

La demanda de Filípova fue presentada en la corte del Distrito Sur de Florida. Al investigar los hechos, se descubrió que unos años antes de estafar a su suegra, Mogilevski estuvo implicado en otro caso de fraude, que causó pérdidas de 2,7 millones de dólares al banco Hillcrest de Florida, mediante otro esquema fraudulento basado en un crédito ficticio.