Seleccionar página

Un audaz ladrón en China robó cerca de 800 metros de una carretera pavimentada para revender el cemento, un delito cometido en tan solo una noche.

carretera 2

Los primeros en percatarse del robo fueron los habitantes del pueblo de Sankeshu, en la provincia de Jiangsu, quienes llamaron a la policía para informar sobre la misteriosa desaparición de un tramo de la vía.

Los vecinos pensaron que se trataba del inicio de obras de renovación de la ruta, pero muy rápidamente la policía descubrió que había algo más detrás de la desaparición de un tramo de la carretera.

Un hombre alquiló una excavadora para romper el pavimento y luego fue cargando los trozos en camiones para llevarlos a una fábrica de materiales de construcción que le compró su “mercancía”. El ambicioso ladrón buscaba una forma de ganar dinero y consideró que revender cemento usado era una buena “oportunidad comercial”.

En total, se llevó 500 toneladas de cemento.