Seleccionar página

Autoridades egipcias anunciaron el descubrimiento de una tumba que probablemente pertenece a una funcionaria de alto rango llamada Hatbet del Antiguo Imperio, que data de la Quinta Dinastía (hace cuatro mil 400 años).

tumba egipcia2

El ministro de Antigüedades de Egipto, Khaled al-Anani, dio a conocer el hallazgo arqueológico –el primer descubrimiento de este año- en el área del cementerio occidental, al oeste de la Gran Pirámide de Keops, en la meseta de Giza, a orillas del Río Nilo.

En la presentación in situ, Al-Anani explicó que todos los indicios apuntan a que la tumba es de Hatbet, a quien se describe como la “sacerdotisa de la diosa Hathor”.

La tumba, que tiene paredes adornadas con pinturas bien conservadas y raras que representan a la sacerdotisa en una variedad de escenas, tiene cuatro mil 400 años de antigüedad y está localizada en un área donde están sepultados los “altos empleados” de la Quinta Dinastía, precisó Al-Anani.

Los restos de la sacerdotisa Hatbet fueron descubiertos por primera vez en la zona en 1909 y actualmente descansan en un museo de Berlín, Alemania, agregó el ministro de Antigüedades.

Mostafa Waziri, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades y jefe de la misión que logró el descubrimiento, afirmó que quizá la tumba no sea la principal de la sacerdotisa, ya que está hecha de barro con una capa de ladrillos.

Detalló que el sepulcro incluye varias inscripciones únicas, incluida una que describe a un mono domesticado que baila ante una banda, además tiene un compartimento sobre el cual están tallados los nombres y títulos de Hatbet, como “sacerdotisa” y “funcionaria de alto rango con conexión con la realeza”.

Waziri describió que las coloridas escenas de las paredes representan a Hatbet de pie observando aves y peces cazadores, así como formaciones de metales, pastoreo, sacrificios, ofrendas de frutas, bandas musicales y bailarinas.

Hatbet fue una mujer con una alta posición social en la antigüedad que sirvió a Hathor, quien era una diosa faraónica que simbolizaba los principios de alegría, amor femenino y maternidad.

“Este es el primer descubrimiento arqueológico en 2018, pero no será el último, se espera que anunciemos un nuevo descubrimiento arqueológico en las próximas semanas”, puntualizó Al-Anani.

(ntx)