Seleccionar página

La NASA dio a conocer nuevos resultados de un estudio que realizó durante un año a dos astronautas gemelos, a fin de descubrir qué le sucede al cuerpo humano después de estar 365 días en el espacio, un paso para una futura misión de tres años a Marte.

nasa gemelos

Para el desarrollo del proyecto los científicos enviaron al astronauta Scott Kelly al espacio, mientras su hermano gemelo, Mark, permaneció en la Tierra.

Los resultados arrojaron datos sobre lo que le sucedió a Scott, de manera fisiológica y psicológica, mientras estaba en el espacio, los cuales fueron comparados con los datos de Mark.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), reveló que luego de medir un número considerable de metabolitos, citoquinas y proteínas, los vuelos espaciales se asocian con estrés por falta de oxígeno.

Así como, al aumento de la inflamación y cambios drásticos en los nutrientes que afectan la expresión génica.

El estudio muestra que tras la llegada del astronauta a la Tierra, la mayoría de los cambios biológicos que experimentó en el espacio regresaron casi a su estado de verificación previa.

Otros volvieron a la línea de base dentro de las horas o días del aterrizaje, en tanto, algunos duraron más de seis meses.

Los telómeros de Scott, tapas de los cromosomas que se acortan a medida que uno envejece, se volvieron de manera significativa más largos en el espacio.

La agencia espacial estadunidense explica que dicho hallazgo se presentó en 2017, no obstante, el equipo pudo verificar el cambio inesperado mediante múltiples ensayos y pruebas de genómica.

Un nuevo descubrimiento fue que la mayoría de esos telómeros se acortaron a los dos días del regreso del astronauta a la Tierra.

Un resultado más, que algunos llaman el “gen espacial”, muestra que 93 por ciento de los genes del navegante espacial volvieron a la normalidad después del aterrizaje.

Sin embargo, es posible que el 7 por ciento restante apunte a posibles cambios a largo plazo en genes relacionados con sistema inmune, reparación de ADN, redes de formación ósea, hipoxia e hipercapnia.

La NASA expone que el aumento de seis meses a un año en la misión en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés), no produjo disminuciones significativas en el rendimiento cognitivo del astronauta durante el vuelo y en relación con su hermano gemelo.

Sin embargo, una disminución más pronunciada en la velocidad y la precisión se informó después del vuelo, posiblemente debido a la nueva exposición y ajuste a la gravedad de la Tierra, y el apretado calendario que envolvió a Scott después de su misión.