Seleccionar página

Un grupo de científicos del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST, por sus siglas en inglés) elaboró un interruptor superconductor capaz de “aprender” como un sistema biológico.

Resultado de imagen para Un grupo de científicos del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST, por sus siglas en inglés) elaboró un interruptor superconductor capaz de “aprender” como un sistema biológico.

Esta tecnología, descrita en la revista científica Science Advances, podría conectar procesadores y almacenar datos en computadoras futuras que operen como el cerebro humano.

El interruptor NIST, denominado “Sinapsis”, como su contraparte biológica, es una pieza faltante para las llamadas computadoras neuromórficas.

Se trata de un nuevo tipo de inteligencia artificial, donde las maquinas impulsarían la percepción y toma de decisiones para aplicaciones en vehículos autodirigidos y diagnóstico de cáncer.

Una sinapsis es una conexión o un intercambio entre dos células nerviosas. La artificial del NIST es un pequeño cilindro metálico que procesa los picos eléctricos entrantes para transformar las señales de salida, similar a la función cerebral normal.

El procesamiento se basa en un diseño interno flexible que puede ser ajustado por la experiencia o entorno.

Para la construcción de las computadoras que imitan la función biológica, los investigadores del NIST realizan sinapsis artificiales mediante el uso de una unión Josephson, dispositivo hecho de dos superconductores separados por una capa aislante.

Cuantas más conexiones entre células o procesadores, será mayor la fuerza de la conexión. Tanto la sinapsis real como la artificial pueden mantener circuitos viejos y crear otros nuevos.

La sinapsis NIST puede realizar conexiones más rápido, mil millones de veces por segundo, en comparación con las cincuenta veces por segundo de una célula cerebral, usando sólo un soplo de energía, alrededor de una diezmilésima parte de una sinapsis humana.

(ntx)