Seleccionar página

La perra rescatista Frida, quien en septiembre pasado se convirtió en un símbolo de solidaridad y orgullo por su participación en los rescates tras los sismos, donó las botas especiales que ha utilizado al Museo de Calzado El Borcegui.

frida calzado 1

La Secretaría de Marina Armada de México (Semar) también entregó a este recinto, único en su tipo en Latinoamérica, las botas de Israel Arauz Salinas, manejador que ha acompañado a la perrita en más de tres años.

El capitán de Fragata, Israel Monterde Cervantes, en representación de la secretaría, destacó que es un orgullo que estas piezas formen parte del museo.

Previo a la entrega de las botas, destacó que Frida y su manejador representan el arduo trabajo que llevan a cabo los cientos de binomios caninos de la Secretaría de Marina.

Los zapatos que el público ya puede apreciar en el Museo del Calzado, son los que Frida portó durante las tareas de rescate luego de los sismos del año pasado, así como en Ecuador, Haití, Guatemala, entre muchos otros lugares.

Las botas están hechas a la medida de las patas de Frida para que se ajusten de manera correcta y no le molesten al caminar; la suela es de material muy resistente y flexible, ya que le protege las patas y le permite la flexibilidad necesaria para poder caminar.

Además, es antiderrapante en superficies lisas como mármol o mosaico y son aislantes eléctricas que evitan que al tener contacto con agua o cables con energía eléctrica pueda sufrir una descarga.