Seleccionar página

Si no sabes qué plan armar para este fin de semana, aquí te dejamos las recomendaciones y estrenos cinematográficos.

La noche del demonio: La última llave

Las mentes creativas detrás de la exitosa trilogía La Noche del Demonio regresan para La Última Llave. En esta narración de suspenso sobrenatural, la sobresaliente actriz de la franquicia Lin Shaye es bienvenida de nuevo en su papel de la Dra. Elise Rainier, la brillante parapsicóloga que debe afrontar su miedo más terrible y personal en su propia casa familiar.

Más fuerte que el destino

Está inspirada en la verdadera historia de Jeff Bauman, un hombre ordinario quien capturó los corazones de su ciudad y el mundo, para convertirse en un símbolo de esperanza, después de la infame explosión de bomba del Maratón de Boston del 2013. Es el recuento profundo y personal de Jeff sobre su heroica travesía que pone a prueba los lazos familiares, define el orgullo de una comunidad e inspira su valor interior para vencer la adversidad devastadora.

Frantz

En una pequeña ciudad alemana, después de la Primera Guerra Mundial, Anna visita todos los días la tumba de su prometido Frantz, quien murió en el frente en Francia. Su vida cambiará con la llegada de Adrien, un enigmático soldado francés que dice ser amigo de Frantz ¿pero de qué se conocían realmente? La presencia de éste soldado, después de la derrota alemana, provocará reacciones apasionadas.

El mejor día de mi vida

Un pianista peculiar, hipocondriaco y demasiado ambicioso Andi y el relajado Benno tienen una cosa en común: ambos morirán pronto. Después de algunos problemas en el hospital, vivirán el día más intenso e impresionante de su vida antes de que sea demasiado tarde. Necesitan dinero, que hábilmente consiguen mediante una estafa y se lanzan a una aventura en África.El viaje los lleva a través de peligros, una serie de momentos cómicos, trágicos, dramáticos y peligrosos y finalmente a su aspiración original: vivir el día más impresionante al darse cuenta de que necesitan tener la vida en sus propias manos, para no perderse de ésta.