Seleccionar página

“Hasta que la muerte nos separe”…  Aunque son muchas las parejas que pronuncian estas palabras el día de su boda, pocas lo han hecho pensando en que uno de los dos vaya a morir, pese a que es parte del proceso de la naturaleza.

boda cancer

Heather Lindsay, de 31, se casó horas antes de morir con su novio David Mosher, de 35 años, en Connecticut Estados Unidos. David decidió pedirle matrimonio a su novia; la petición de mano se planeó después de una visita al médico en la que a Heather le diagnosticaron un agresivo cáncer de mama que se había extendido a los ganglios linfáticos.

Pese al diagnóstico médico, David mantuvo su decisión y le pidió matrimonio a su novia, quien aceptó. A partir de ese momento, la pareja se centró en la lucha contra la enfermedad de ella, mediante quimioterapia, pero también fijaron la fecha de la boda para el 30 de diciembre; sin embargo, la enfermedad no cedió y se extendió a los pulmones y el cerebro.

En días pasados, la pareja recibió una llamada de los médicos en la que advertían que Heather posiblemente no viviría hasta el día 30, por lo que la pareja decidió adelantar los planes de boda y el pasado día 22 de diciembre contrajeron matrimonio en la capilla del hospital.

Heather se vistió de novia y dio el sí quiero rodeada por familiares y amigos; sólo 18 horas después falleció.

“Tuvimos el año más duro de nuestra vida, pero también un gran amor”, declaró su marido tras el fallecimiento.