Seleccionar página

La ausencia en casa puede causar serias confusiones, al grado de que nos consideren muertos, como le pasó a un pescador tailandés que regresó a casa después de una larga temporada trabajando en el mar y descubrió que su familia lo consideraba muerto, y hasta lo habían incinerado.

cenizas tailadia 1

Sakhon Sacheewa, de 44 años de edad, llevaba catorce meses trabajando en un buque pesquero en el sur de Tailandia y volvió a su casa en la provincia de Sisaket. Fue entonces cuando se enteró de que en mayo pasado las autoridades habían entregado a sus familiares el cuerpo de un hombre que había sido descubierto en un piso de alquiler en un suburbio de Bangkok.

El cadáver se encontraba en estado de descomposición, pero la Policía halló con él un documento de identidad sin foto, una copia de registro y un pase a nombre de Sacheewa. El examen forense reveló que el hombre había muerto de una infección en estómago e intestinos.

La madre de Sacheewa recibió una compensación por valor de tres mil dólares, que incluía una ayuda para los funerales y los ahorros de la pensión.

Tras la “resucitación” de Sacheewa, los agentes empezaron una investigación y descubrieron que al hombre le habían robado sus documentos meses atrás, un hecho que denunció ante la Policía en su momento. Al parecer, el fallecido había estado utilizado los documentos pertenecientes al pescador antes de su muerte.