Seleccionar página

Las bajas temperaturas hacen que todo mundo busque lugar donde refugiarse, incluso en las instalaciones navideñas que se ponen en las principales plazas y calles del orbe.

De hecho, la fotógrafa estadounidense, Brooke Goldman, logró capturar accidentalmente una imagen que presenta la gracia de un gato.

Mientras caminaba por las frías calles de Nueva York, encontró una peculiar escena en un nacimiento cristiano, donde un felino con cara de pocos amigos, había remplazado al Niño Dios en el pesebre destinado para su nacimiento el 25 de diciembre.

El gato se había acurrucado en la canasta roja con una expresión malhumorada que hizo reír bastante a la fotógrafa, quien no dudó en tomar las instantáneas y compartirlas en sus redes sociales. “Me reía bastante, especialmente por el hecho de que el gato se veía bastante enojado. Estaba invadiendo su espacio, pero no podía dejar pasar el momento “, dijo.

Tras ser publicada en el grupo de Facebook Catspotting, las imágenes fueron compartidas por numerosos usuarios y publicadas en varios medios de comunicación, lo que para la fotógrafa es como un sueño hecho realidad de una manera graciosa.

A pesar de su aparente malhumor, el felino encontró en el pesebre sagrado un espacio para resguardarse del frío invernal de Nueva York, donde ya han iniciado las primeras nevadas y los animales sin hogar pasan dificultades.