Seleccionar página

El pequeño pueblo alemán de Alwine, situado en Brandeburgo, fue subastado en la capital alemana por 140 mil euros.

Resultado de imagen para Alwine

La localidad, en la que residen 15 habitantes y que se encuentra en una zona boscosa, fue a parar a manos de la única persona que participó en la puja, un comprador anónimo que hizo su oferta de compra por teléfono.

El área de unos 16 mil metros cuadrados, es parte de la ciudad de Uebigau-Wahrenbrück, se encuentra aproximadamente a dos horas en coche de Berlín, en la zona rural de Brandeburgo. En ella, hay nueve casas y varias edificaciones secundarias, además de casetas y garajes.

Los propietarios, dos hermanos que pidieron el anonimato, no han hecho nada para frenar el declive de las propiedades del lugar, en un estado avanzado de deterioro, y que necesita una “renovación y saneamiento”, como indica el folleto de venta. Algunos habitantes ni siquiera tienen un contrato de alquiler formal.

Alwine perteneció durante la Alemania comunista a una fábrica de bloques de carbón que cerró tras la caída del muro y fue comprado después por dos hermanos berlineses.