Seleccionar página

La rotura de las pantallas de celulares se encamina a quedar en un mal recuerdo, conforme avanzan los trabajos de científicos de la Universidad Nacional de Australia (UNA), que buscan eliminarlas.

Imagen relacionada

Su receta es sencilla: añadir sodio y potasio a las actuales pantallas hechas de aluminio-silicato.

La agregación de sodio y potasio es un proceso a nivel atómico que forma una nueva nano-estructura en las pantallas que se usan en los equipos.

Ese proceso permite cristales que son, al mismo tiempo, más flexibles y resistentes a fracturas.

El trabajo se encuentra a cargo de Charles le Losq, postdoctorado en Geofísica, quien se ha interesado en los cristales que se usan en los equipos celulares, y cuya estructura no es conocida de manera suficiente.

Advierte que llegar a un cristal más resistente requiere de más trabajo y de colaboración con la industria, por lo que resultados concretos industriales los ve en un horizonte de cinco a 10 años.

Hasta ahora han participado en esta investigación que comenzó en 2010 científicos de Australia, China, Francia y Reino Unido.

Le Losq la inició en el Instituto de Física del Globo en París y la completó cuando llegó a la actual institución australiana donde labora, señaló a la Australian Broadcasting Corporation (ABC).

Ha unido conocimientos de química, ciencia de los materiales, física y geoquímica, todo para lograr pantallas resistentes y flexibles que también puedan resistir rayaduras, aunque esta característica aún está trabajándose.

(ntx)