Seleccionar página

El Gobierno de Delhi canceló la licencia de un hospital privado de la capital india por negligencia, tras declarar muerto a un recién nacido que estaba vivo y que posteriormente falleció en otro centro de salud.

bebe recien nacido

“No podemos tolerar ninguna negligencia y lo que ha pasado es inaceptable. Por eso, cancelamos la licencia del Hospital Max de Shalimar Bagh con efecto inmediato”, explicó el ministro de Salud del Gobierno, Satyendar Jain.

Los hechos ocurrieron el pasado 30 de noviembre, cuando una mujer dio a luz prematuramente, con solo cinco meses de embarazo, a una pareja de mellizos que fueron declarados muertos por los médicos del hospital y entregados a la familia en una bolsa de plástico. Justo antes de ser enterrados, uno de los hermanos se movió y fue inmediatamente llevado a otro centro sanitario, donde falleció.

El Hospital Max despidió a los dos médicos encargados del parto y expresó que su conmoción y preocupación por el “extraño incidente”, según indicaron en un comunicado, pues “no es el único error” que han cometido y son “infractores habituales”, apuntó Jain.

Tras la prohibición de las autoridades de la capital, el centro no podrá admitir nuevos pacientes, aunque “los pacientes admitidos pueden continuar con su tratamiento allí” si lo desean.