Seleccionar página

El caos creativo no es una excusa; es una realidad que puede, incluso, ayudar al cerebro a pensar, sobre todo cuando se buscan soluciones no convencionales a los problemas.

Resultado de imagen para escritorio desordenado

Y es que el desorden pone en marcha cadenas de pensamiento poco convencionales y asociaciones de distintas ideas, es decir, el proceso que redunda en una mayor creatividad.

Un escritorio perfectamente ordenado es la mejor base para tareas rutinarias porque evita distracciones y permite trabajar por objetivos con claridad. Además, de esta forma es fácil asegurarse de que no se pierda ninguna información ni se pase de largo ninguna fecha importante, algo más probable con un escritorio caótico.

Sin embargo, a veces pueden unirse las ventajas de los dos mundos. Si no se quiere renunciar al impulso de creatividad, pero tampoco se quiere trabajar en el caos, se puede estimular el cerebro de otra forma, por ejemplo rodearse de imágenes bellas, experimentar con música o dejarse distraer cada tanto.

En el caso ideal, se activan de esta forma distintas áreas del cerebro y así se generan nuevos procesos de pensamiento.