Seleccionar página

Diciembre es oficialmente el mes de la Navidad, ya son cada vez menos los que se esperan tan sólo a las fiestas a poner sus adornos por toda la casa o escuchar los primeros villancicos.

solo-en-navidad

Pero, aunque estas fechas son ideales para sentirse alegre y en paz, la ciencia parece que no está del todo de acuerdo. Según algunos estudios la música navideña podría resultar perjudicial para la salud.

Y es que la comunidad científica ha alertado que, si bien el primer contacto con villancicos y panderetas puede llevarnos a la alegría, de ésta no queda nada si nos exponemos de manera prolongada a este tipo de canciones. Una escucha continua de música navideña puede llevarnos a sensaciones de angustia y estrés.

Concretamente, lo que sucede es que el cerebro se satura y comienza a desencadenar respuestas negativas. Si ya es la vigésima vez que escucha “Santa is coming to town”, lo único que hará su cerebro es pensar en todos los gastos e imposiciones que estas fechas conllevan.

Para terminar con este efecto negativo de la música navideña y poder disfrutar de las fiestas como merece, evita dejar una y otra vez las mismas canciones durante todas las vacaciones, varía las listas de reproducción y, sobre todo, mantén el volumen bajo control.