Seleccionar página

Mineral del Monte cuenta con un peculiar sitio turístico que atrae cada año a turistas tanto nacionales como extranjeros: el Panteón Inglés, localizado en la cima de uno de los montes en los alrededores del pueblo.

panteon ingles 1

Este peculiar camposanto fue construido en 1851 en un terreno donado por el inglés Thomas Estafford, quien durante esa época se desempeñaba como funcionario de las compañías mineras dedicadas a la explotación en la entidad.

En este panteón se han enterrado diversas celebridades de la entidad e incluso de otros países como irlandeses, escoceses, chinos, holandeses, alemanes e ingleses. Cuenta con 758 tumbas de mampostería fina, algunas con pequeñas estatuas y lápidas con los nombres de aquellos ingleses importantes para la minería del lugar.

A la entrada del cementerio, hay una plataforma masónica, debido a que algunos de los ingleses que estaban enterrados eran masones; cuando uno de ellos moría, las puertas se cerraban para dejar que se realizaran los rituales correspondientes en total privacidad.

Dentro del panteón también se pueden encontrar otros símbolos como un signo de dólar con tres rayitas que pertenece a la persona más pobre, un hombre que nunca quiso ser rico, le pusieron ese símbolo en su cabeza, porque siempre hay que recordar que cuando hay oportunidad de hacerse rico en  esta vida, hay que hacerlo

La reja que protege este panteón, construida en 1869, tiene una leyenda interesante Blessed are the who die in the lord, que significa “Benditos aquellos que mueren en el señor”.

Entre las tumbas del panteón sobresale la del payaso inglés de fama mundial Richard Bell, quien arribó al país junto con el Circo Orrín, y quien posteriormente se dedicó a fundar su propio circo.

De acuerdo a la historia, el comediante tras conocer el cementerio ordenó que le compraran una tumba, y pidió que ésta no fuera alineada en dirección hacia Inglaterra como el resto de las lápidas, pues aseguraba que en su patria no había sido reconocido su talento para la comedia.

Bell falleció en Nueva York, y sus restos fueron trasladados a México para ser enterrado en el panteón, como había sido expresado su deseo.