Seleccionar página

Una septuagenaria japonesa, conocida como la “viuda negra”, fue condenada a muerte por asesinar a tres de sus cónyuges e intentar matar a otro, al término de un juicio que conmocionó al país.

viuda negra 1

Chisako Kakehi recibió el apodo en referencia a una araña que come a los machos tras el apareamiento, y también el de “envenenadora” porque utilizó cianuro para llegar a sus fines.

“La acusada hizo que las víctimas bebieran un compuesto con cianuro con intenciones homicidas en los cuatro casos”, declaró Ayako Nakagawa, la juez del tribunal de Kioto.

Los tres asesinatos y el intento habían sido premeditados y “bien preparados”, añadió la juez, que dijo no “haber tenido otra opción” que enviar a la acusada a la horca por esos hechos.

Kakehi no mostró ninguna emoción al oír el veredicto. La mujer de pelo entrecano, que lleva un aparato auditivo, le había pedido a la juez que hablara fuerte.

La justicia rechazó los argumentos de los abogados de la defensa, según los cuales la acusada padecía demencia y, por tanto, no podía considerarse como responsable penalmente.

Sus abogados decidieron recurrir la decisión del tribunal de Kioto, lo que podría alargar aún más este caso judicial.