Seleccionar página

Crear algo que sea de utilidad a la humanidad no sólo es una manera de pasar a la historia; también es una oportunidad para ganar buenas sumas de dinero, pero no para este hombre que ha creado varios objetos que curiosamente no comercializa.

invento japones 2

Kenji Kawakami ha creado cientos de dispositivos que hacen más fácil la vida de quienes pudieran utilizarlos, aunque es posible que él mismo no piense en éstos como un beneficio, sino como una especie de arte.

En entrevista, Kawakami dice sentirse menospreciado en  Japón, su propio país en dónde sus inventos como un ventilador que se instala en los cubiertos para enfriar la sopa, zapatillas de tacón con ruedas, embudos para gotas medicinales instalados en gafas o posa brazos para los transeúntes, nos son tomados en serio.

Estos inventos los ha llamado “El arte del Chindogu” y aunque en su país no son bien vistos, en Europa lo consideran un gran artista: “En Europa soy considerado un artista, un nuevo dadaísta. En Australia y Canadá, me tildan de científico. En China y Hong Kong no llegan a entender por qué no gano dinero con mis inventos. Y solo en Japón y Estados Unidos creen que invento cosas divertidas para fiestas”.

De cierta manera, explica que la comercialización extrema y el sistema de estos últimos países le han afectado realmente, pues “la gente en Japón y Estados Unidos está entrenada para no pensar”.