Seleccionar página

Caminar por la ciudad de Durango es una experiencia muy agradable con sus innumerables atractivos. Uno de esos sitios es el Museo Regional de Durango o “El Aguacate”, el cual fue construido durante la segunda mitad del siglo XIX como casa de Francisco Gómez Palacio, quien fuera gobernador del Estado de 1880 a 1883.

museo regional durango 2

Construido al más puro estilo europeo, con el gusto afrancesado de la época, está lleno de detalles ornamentales labrados en piedra. Se distingue por su buhardilla con recubrimiento en tejas metálicas y el palomar, elementos característicos en las obras arquitectónicas que Estanislao  Slonecky llevara a cabo en Durango.

En lo que ahora es la esquina de las calles Victoria y Aquiles Serdán, podemos apreciar el árbol de Aguacate, que le da el sobrenombre a este recinto.

Ha tenido varios usos, como Pagaduría de tropas revolucionarias, Juzgado de Registro Civil, Presidencia Municipal, sede del Supremo Tribunal de Justicia, varias veces escuela y biblioteca pública.

Abrió como museo en 1989 y nos enseña de manera didáctica un panorama histórico de Durango. Cuenta con 12 salas, en las cuales se exhiben restos paleontológicos, objetos y utensilios de las culturas primigenias y vestigios que nos recuerda el periodo de la conquista española, la lucha independentista y la gesta revolucionaria.

Tiene también un espacio para la flora y fauna perteneciente a este hermoso estado de la República Mexicana.

Sus principales atractivos son la sección dedicada a la Guerra Cristera y la colección de lienzos de Miguel Cabrera, uno de los más grandes pintores novohispanos.