Seleccionar página

Hay gentes en todas partes que siempre han creído en los aparecidos, calaveras y ruidos, y sus conversaciones suelen ser fantásticas y variadas, aunque llenas de sencillez; las oímos con un interés y algunas veces, con verdadero miedo.

calavera 2

Un cartero y albañil contaba que en una ocasión contrajo el compromiso con don Carlos Espino, de terminar un monumento dedicado a sus familiares y que debería entregarlo al día acordado.

Pero sucedió que el último día del plazo, no lo había terminado; siendo así que, al ir por uno de los corredores a traer unas cuñas que faltaban, sintió algo de miedo cuando escuchó un ruido extraño detrás de él que le seguía.

El hombre aseguraba que sintió como si le hubieran echado agua por la espalda y las piernas se le doblaban, y cuando miró atrás, se encontró con una calavera que movía fuerte la mandíbula y le dijo: “Compadécete de mis penas que me atormentan en el purgatorio; tengo cincuenta años sin descanso; pide a mi abuelo, padre de tu abuelo, que de los doce mil pesos en plata que están al pie de la alacena, te den cien pesos de los cuales darás cincuenta al padre que me ofrezca tres misas. Yo te recompensaré dándote al alivio de tu asunto, si no cumples, no sanas”.

Para el hombre, su asombro fue tal que las cuñas que llevaba en las manos no supo donde las soltó; al fin pudo correr espantado, pero aún la calavera no se le separaba.

Al día siguiente fue acompañado de un amigo para poder así terminar el monumento lo más rápido posible y no volver jamás.

El hombre enfermó a tal grado que su cuerpo se paralizó y se sentaba con dificultad. Su alivio lo consiguió hasta que cumplió con lo que le había indicado aquella espantosa calavera.

Contando este caso a sus amigos, solo hubo una persona que le había pasado lo mismo pero que no atendió los ruegos de la calavera, por lo que saltó por las paredes del panteón y jamás sano de la enfermedad que le causó el susto que sufrió.

Así por el estilo contaron a diario casos de la calavera del panteón, llegando a ser popular la leyenda que todo Aguascalientes.