Seleccionar página

Un ciudadano chino pagó en agosto nueve mil 999 francos suizos por un vaso de whisky Macallan de 1878 que era falso.

macallan 2

Situado en la lujosa estación de esquí de Saint-Moritz, el Waldhaus Hotel alberga un bar, el “Devil’s place” (“El lugar del diablo”), inscrito en el libro Guiness de los récords por su colección de whiskies.

El establecimiento cuenta con cerca de dos mil 500 clases de whiskies, cuyos precios varían entre siete y nueve mil 999 francos suizos por una dosis de dos centilitros.

A principios de agosto, el bar vendió a un cliente chino un vaso de ese Maccalan, cuya botella abrió especialmente para él. El precio exorbitante de esos dos centilitros llamó la atención, y algunos críticos cuestionaron la autenticidad de esa botella.

Un laboratorio escocés especializado, consultado con frecuencia para las subastas de whisky, analizó el presunto Macallan y determinó que, en realidad, la bebida había sido elaborada entre 1970 y 1972.

Para corregir su error, el director del establecimiento, Sandro Bernasconi, viajó hasta Pekín para reembolsar al cliente engañado y mostrar que “los suizos son gente honrada que no hacen estafas”.