Seleccionar página

Todas las ciudades tienen una avenida que no duerme, que concentra la noche, la gente, las luces y la energía. En Tijuana, esa avenida es Revolución.

avenida revolucion 1

Revolución es la principal arteria del centro de Tijuana: lo atraviesa de norte a sur y parte de la Garita El Chaparral, en la frontera con los Estados Unidos. Lo primero que se ve al atravesar la frontera y entrar a la avenida es el famoso Arco de Tijuana, construido para dar la bienvenida al nuevo milenio y hoy un símbolo de la ciudad.

El centro de Tijuana solo puede entenderse a partir de esta avenida donde se concentran restaurantes y bares, farmacias, palmeras, mucho ruido, el edificio morisco del Jai Alai, y aceras que llevan un siglo asistiendo al intercambio de pisadas entre México y el vecino del norte.

Siempre al borde, aquí todo es movimiento y mezcla, por eso hay burros que pretenden ser cebras en espera de fotos y turistas, tiendas de artesanías y curiosidades, mariachis cantando en la Plaza Santa Cecilia lo mismo bienvenidas que despedidas.

La gente se desplaza unas cuadras más allá en busca de la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe y el Mercado El Popo, saturado de piñatas, dulces y puestos de frutas. Muchos han presenciado la avenida y sus calles aledañas.

La urgencia de no abandonar la fiesta volvió pronto a la calle mayor, saturada ahora de gente yendo y viniendo entre copas y cenas. La algarabía se desplaza de un lugar a otro, nadie se queda en un solo sitio, y cualquier velada en La Revu, como se le conoce de cariño, está colmada además de expresiones artísticas.