Seleccionar página

Cientos de miles de migrantes y refugiados intentan entrar en territorio de la Unión Europea para pedir asilo, huyendo de países devastados por conflictos; sin embargo, las medidas que aplica la UE, cada vez más estrictas, no alivian su penoso viaje, llegando algunos países a contemplar el uso de la fuerza militar contra el flujo migratorio.

refugiada suecia 1

Una mujer de 106 años de edad llamada Bibihal Uzbeki, se encuentra entre los solicitantes de asilo afganos que serán expulsados de Suecia en los próximos meses.

Bibihal Uzbeki huyó de la incursión de los talibanes en Kunduz, Afganistán, en 2015. Viajó con su familia a través de Irán, Turquía, Grecia y Croacia antes de terminar en la provincia sueca de Skaraborg, donde solicitó asilo.

La solicitud de asilo de Uzbeki fue rechazada en junio y se le ordenó abandonar el país junto con todos los demás refugiados afganos rechazados.

“No hay duda de que la situación de seguridad en Afganistán es grave. Al mismo tiempo, hemos evaluado que los niveles en el conflicto varían dentro y entre diferentes provincias en el país. Por lo tanto, el conflicto no ha alcanzado un nivel en el que afecte a todos sus habitantes en todo el país”, explicó el jefe de Asuntos Jurídicos de la Junta de Migración, Fredrik Beijer.