Seleccionar página

Perder la libertad es una de las cosas que pueden causar miedo en la gente, pero si esto es porque se debe ir a prisión, adquiere una connotación diferente.

hotel carcel 1

Sin embargo, hay quienes segregan adrenalina al sentir ese peligro y por ello, en Bangkok, Tailandia, acaba de abrir un hotel temático para quienes quieran tener la experiencia de vivir en una cárcel.

El hotel Sook Station cuenta con nueve habitaciones, diseñadas como celdas; además, el servicio incluye el toque de queda: las luces se apagan a la noche por un precio de entre 24 y 49 dólares. También es posible rentar un traje a rayas por 21 dólares.

El edificio del barrio de Udom Suk tiene un aspecto exterior siniestro, con rejas y alambre de púa. La habitación-cárcel estándar tiene ocho metros cuadrados, rejas y literas. Hay también dos habitaciones con puertas y ventanas completamente oscurecidas, para recrear el confinamiento solitario. Otras siete habitaciones tienen un pequeño balcón para los clientes más claustrofóbicos y no hay baños privados.

Los fundadores de este hotel, Sittichai Chaivoraprug y Piyanat Teekavanich, comentan que siempre fueron unos apasionados por los viajes y la idea se les ocurrió mientras veían la película Sueños de Libertad, interpretada por Morgan Freeman y Tim Robbins.