Seleccionar página

Ubicado en el centro histórico de la ciudad de Zacatecas, el Templo de Fátima es un templo parroquial que ostenta un estilo neogótico y está construida en cantera color rosa y naranja.

6fc4cdb22b264814a6d294e3e2f601b8

Su construcción la inició, con patrocinio de algunos feligreces, el padre Manuel de la Hoz. La primera piedra fue colocada el 22 de octubre de 1950 por el Obispo Antonio M. Aguilar.

El proyecto inicial estuvo a cargo del arquitecto Dámaso Muñetón, famoso por haber construido la segunda torre de la Catedral de Zacatecas. Debido a la falta de recursos, la construcción del templo tardó hasta el año 2000, siendo concluido el 13 de mayo de ese año.

En planta, el templo tiene forma de cruz latina, con capillas a los lados, tiene tres naves separas por columnas. Como es característico de la arquitectura gótica, los arcos también son apuntados, además tiene una bóveda de crucería.

Los contrafuertes y arbotantes están en los laterales exteriores del templo, son esbeltos y considerablemente más pequeños que los que podemos observar en el estilo gótico europeo.

La cúpula es octagonal con vitrales, que al igual que los vitrales de las paredes muestran diferentes pasajes de la Biblia, así como la aparición de la virgen de Fátima a los pastores.

ed12708675898be765023d6ed6cb4ec0

Tiene cuatro rosetones en la torre, algo que casi no se observa en la arquitectura gótica.

Resalta por mucho el ornato del altar principal, con la imagen de Nuestra Señora de Fátima, adornada con su corona de oro.

Su fachada principal expone cinco magníficas esculturas en cantera blanca, de la región de Jerez, realizadas por el escultor zacatecano J. Félix Muro Arenas, de las que sobresale la de la virgen de Fátima, la cual mide 3.65 m. de altura y pesa algo más de dos toneladas.

Por su elegancia, por su singularidad y por su lenguaje audaz de formas arquitectónicas, se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad.