Seleccionar página

Nombrada científicamente como “Xibalbaonyx oviceps”, fue descubierta, en un cenote profundo de Quintana Roo, una nueva especie de perezoso gigante de una antigüedad de entre 10647 y 10305 a.C., informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

perezoso2

Su nombre, “Xibalbaonyx oviceps”, es alusión a Xibalba, el inframundo maya identificado en las cuevas, a sus garras en griego onyx, y ovum en latín, por la forma de su cráneo similar a un huevo.

El explorador de cuevas, Vicente Fito, realizó el descubrimiento en el cenote conocido como Zapote, municipio de Puerto Morelos, en 2010, de acuerdo con información difundida por el INAH.

En un rescate, realizado en 2014, dirigido por la arqueóloga subacuática Carmen Rojas Sandoval, investigadora del Centro INAH Quintana Roo, se colectaron siete garras, tres costillas, tres huesos largos, nueve vertebras, la mandíbula y el cráneo.

perezoso3

El espécimen conocido como “Pote”, fue sometido a un tratamiento de conservación para deshidratar sus huesos, con un proceso lento, en cámaras con condiciones de humedad, luz y temperatura controladas las 24 horas del día.

El resto del esqueleto yace aún en el cenote y se planea continuar con su colecta y estudio en 2018.

El esqueleto se encuentra casi completo, distribuido entre 50 y 55 metros de profundidad, por lo que se contempla que el cenote estaba seco cuando el animal cayó; debido a que posteriormente las cuevas de la península de Yucatán quedaron sumergidas, se permitió una conservación de los restos.

(ntx)