Seleccionar página

El estado de Tamaulipas ha sido desde tiempos inmemoriales, una tierra de frontera al nivel del Trópico de Cáncer, línea que constituye una barrera ecológica continental, al separar las áridas estepas del norte de las llanuras y montañas con vegetación tropical situadas al sur.

el sabinito 2

Esta frontera ecológica y climática determinó las dos grandes divisiones culturales del México precolombino: Mesoamérica y Aridoamérica. Es de conocimiento general que Mesoamérica estuvo representada en Tamaulipas por los agricultores sedentarios huastecos de cultura más avanzada; mientras que al norte, en Aridoamérica, existieron numerosos grupos nómadas cazadores-recolectores, conocidos con el nombre de chichimecas.

Sin embargo, varios descubrimientos arqueológicos han podido demostrar que existió un importante grupo cultural sedentario que se desarrolló en la Sierra de Tamaulipas, gracias al asentamiento prehispánico El Sabinito.

Es un sitio arqueológico descubierto en 1987, que se encuentra en una zona silvestre casi virgen, con vegetación abundante.

El Sabinito es, sin duda alguna, el yacimiento prehispánico más significativo de Tamaulipas. Se considera que este asentamiento fue construido por los indígenas uto-nahuas, quienes llegaron a esta parte del actual Tamaulipas, unos mil años antes de Cristo y adoptaron los hábitos de vida de las primitivas tribus que allí habitaban.

El Sabinito comprende más de 14 hectáreas de terreno y cuenta con basamentos circulares, grandes terrazas, muros de contención y otros elementos de piedra caliza. Sobre tales, se construyeron viviendas de forma circular.

También, se hallaron más de 500 estructuras, lo que lleva a pensar que El Sabinito llegó a tener unos dos mil 500 habitantes. De entre las principales estructuras de este yacimiento destacan dos enormes edificios gemelos de forma circular y una pirámide con un altar ceremonial de dos metros de ancho por seis de largo.