Seleccionar página

El mayor desafío al que se enfrenta la especie humana en el siglo XXI es frenar el calentamiento global. Para ello, hace menos de un año entró en vigor el Acuerdo de París, un tratado de carácter mundial cuyo objetivo primordial es limitar el incremento de la temperatura de la Tierra en 2 °C con respecto a los niveles preindustriales y proseguir los esfuerzos para limitar el aumento en 1.5 °C. Ahora, nuevas investigaciones apuntan a que esta meta será difícil de alcanzar.

calor tempera1

Un estudio estadístico realizado por científicos de diferentes universidades e instituciones estadounidenses revela que la posibilidad de que la temperatura de la Tierra solo aumente 2 °C o menos a finales de siglo es de un 5%, y de un 1% si la meta es que se mantenga por debajo de 1.5 °C.

Según los resultados del trabajo, publicado en la revista Nature Climate Change, lo más probable es que durante el próximo siglo la temperatura de la Tierra aumente entre 2 °C y 4.9 °C.

Los expertos han analizado cómo aumentarían las emisiones de cara a 2100 en función de tres variables: la población mundial total, el producto interior bruto per cápita y la cantidad de emisiones de carbono emitido por cada actividad económica.

Así, mediante estimaciones estadísticas de los últimos 50 años, los investigadores concluyen que la temperatura media del planeta a finales de siglo se habrá elevado 3.2 °C, y que el crecimiento demográfico no es el factor determinante que provoca esta situación. Además, advierten que la rapidez con la que se reduzcan las emisiones de dióxido de carbono en función de cada actividad económica será crucial para frenar el calor del futuro.

“Se llegó a la conclusión de que la temperatura de la Tierra no debía aumentar más de 1,5 °C debido a las catástrofes medioambientales severas que sufrirían muchos países. En caso de que se sobrepase, los daños por calor extremo, inundaciones o por el aumento del nivel del mar serán mucho más graves”, explica Dargan Fierson, coautor del estudio.

“Nuestros resultados muestran que para conseguir los objetivos del Acuerdo de París hacen falta cambios drásticos”, concluye el autor.

Fuente: SINC