Seleccionar página

Evitar el consumo de alimentos y bebidas contaminados o estar en albercas o aguas recreativas inseguras que puedan causar alguna infección son algunas recomendaciones para evitar el síndrome de la diarrea del viajero durante las vacaciones.

diarrea viajero

Para reducir el riesgo de diarrea de viajero se recomienda evitar la ingesta de alimentos que se hayan mantenido a temperatura ambiente durante varias horas (buffets sin protección o de vendedores ambulantes).

Se sugiere además evitar alimentos crudos, especialmente huevos, carne o mariscos, y frutas con la piel dañada. Además, lavarse los dientes con agua que no sea segura; tragar agua en albercas, mares, lagos y ríos puede también generar infecciones.

De acuerdo a un reporte español, el síndrome de la diarrea del viajero llega a afectar a entre 20 y 50 por ciento de los turistas, aunque en algunos destinos considerados de riesgo el impacto puede ser de hasta 80 por ciento.

La diarrea se caracteriza por tres o más deposiciones blandas en 24 horas en cualquier momento durante o después de un viaje, además de que este síndrome es acompañado por náuseas, vómitos, dolor abdominal y fiebre.

Por lo general, la diarrea del viajero afecta con más frecuencia a personas que viajan de áreas con altos estándares de higiene a otras en las que estas condiciones son más precarias, donde los bajos niveles de saneamiento y las deficientes medidas de seguridad en el manejo de alimentos y bebidas representan un riesgo.

El síndrome puede ser causado por numerosos agentes infecciosos como bacterias, virus y parásitos, y en la mayoría de los casos remite por sí solo, sin necesidad de antibiótico, pero aun así es conveniente consultar al médico.

Asimismo, es importante que la población más vulnerable, como bebés, niños, mujeres embarazadas, y aquellas con enfermedades crónico degenerativas o alteraciones del sistema inmunitario, refuercen precauciones frente a alimentos y bebidas de dudosa calidad.