Seleccionar página

Unos la denominan “el bosque urbano vertical” debido a su gran contenido vegetal; para otros, es “el edificio que “come contaminación” debido a su función ecológica; y hay quienes la llaman “la torre girada” a causa de su peculiar forma helicoidal.

torre dioxido 2

La torre de apartamentos Tao Zhu Yin Yuan (TZYY), diseñada por el arquitecto belga Vincent Callebaut y cuya construcción está finalizando en Taipei City, Taiwán, llama la atención de quien observa, tanto su proyecto en el papel, como su construcción en el moderno y pujante barrio de XinYin District, sede de importantes organismos gubernamentales y centros comerciales.

El proyecto, denominado Agora Garden, consiste en una torre residencial conformada por cuarenta apartamentos de lujo y diversas instalaciones que cubren 42 mil 335,34 metros cuadrados de superficie, y será entregado a finales de 2017.

Esta torre antisísmica es sostenible en términos medioambientales; un prototipo de edificio verde absorbente de carbono que dispondrá de 23 mil árboles y arbustos plantados en el suelo y los balcones, capaces de absorber anualmente 130 toneladas de CO2, como si fuera un bosque urbano.

Inspirado en la estructura de doble hélice del código genético o ADN, será un nuevo ecosistema que repatriará la fauna y la flora al corazón de la ciudad y generará un nuevo hogar de biodiversidad subtropical. Según el punto de vista del peatón que la observe desde las 4 calles circundantes, la torre TZYY cambiará de cara, adoptando uno de estos cuatros perfiles sorprendentes: “V”, “X” transversal, elíptica o piramidal, señala el autor del proyecto.

También destaca que este edificio ofrecerá a sus habitantes unas excepcionales vistas panorámicas del horizonte de la ciudad, especialmente de la muy próxima torre Taipei 101, el rascacielos más alto del país, con sus 508 metros de altura, y también de la emergente área de negocios Central Business District.

En los jardines habrá nidos para aves, contarán con plantas comestibles, aromáticas y medicinales, y se complementarán con espacios de compostaje para convertir los desechos en fertilizantes orgánicos, y con tanques de almacenaje de agua de lluvia para el riego.