Seleccionar página

Si no sabes qué plan armar para este fin de semana, aquí te dejamos las recomendaciones y estrenos cinematográficos.

Premonicion 2:22

Nueva York, el controlador de tráfico aéreo Dylan Branson (Michiel Huisman) se encuentra a la cabeza de su equipo hasta que un día a las 2:22 pm, una luz cegadora lo paraliza por unos instantes cruciales mientras dos aviones apenas logran evitar una colisión. Dylan es suspendido pero este evento lo lleva a conocer a Sarah (Teresa Palmer), con la que todo parece indicar que su vida está entrelazada desde hace mucho tiempo atrás, a la par que comienza a notar un patrón misterioso que se repite a la misma hora todos los días llevándolo invariablemente a la Terminal Gran Central.

Melanie Apocalipsis Zombi

Basada en la exitosa novela que cuenta la historia de un futuro distópico, donde la sociedad es asediada por una enfermedad contagiosa que convierte a las víctimas en zombis. La única oportunidad de la humanidad reside en un grupo de niños que son inmunes a los efectos de la pandemia. Una de esas niñas, Melanie, destacará por encima del resto, provocando que el futuro de la raza humana dependa de ella.

7 Deseos

Cuando el padre de Clare Shannon le regala una misteriosa caja de música, ella se sorprende al descubir que todos sus deseos comienzan a volverse realidad. Su felicidad se transforma gradualmente en terror cuando se da cuenta que cada deseo que pide tiene un precio terrible y sangriento.

¡Qué tacaño!

El talentoso violinista, François Gautier, en sus 40’s, tiene un defecto importante: es un ser muy tacaño. Él se baña con agua fría; usa el alumbrado público para iluminar las habitaciones de su casa; mira la televisión de su vecino con unos binoculares; y corta exactamente las porciones de papel higiénico para uso futuro. François no tiene vida social y su único amigo es el director del banco. Invitar un trago a sus compañeros casi lo mata; o llevar a una dama a cenar es una tortura. Pero la nueva violonchelista, Valérie, no lo ve así; ella lo escucha y se enamora del virtuoso François. De pronto aparece Laura, de 16 años, y le anuncia que es su hija e imagina a su padre como un rico benefactor de niños desamparados. François tiene dos problemas: Valérie y Laura lo aman por lo que no es. François juega con fuego y un solo resbalón le podría costar muy caro.