Seleccionar página

Dicen aquellos expertos en ballet y danza que Rudolf Nuréyev fue el mejor bailarín del siglo XX, quizá el mejor que nunca haya existido, el que dejaba boquiabierto al público por la manera en que se movía, saltaba y se expresaba sobre un escenario.

nureyev 2

Hace casi veinticinco años murió este genio del movimiento, pero el bailarín sigue siendo una figura incómoda para el Teatro del Bolshoi, que pospuso el estreno de “Nuréyev”, el esperado ballet sobre el artista, apenas cuarenta y ocho horas antes de que se produjera.

Sin más explicaciones, el Bolshoi anunció que se sustituía por “Don Quijote”, una de las piezas de su repertorio, pero esta suspensión dio pie a sospechas de que el teatro moscovita cedió a presiones homófobas del Kremlin.

Nuréyev tenía todos los ingredientes para enfurecer a los radicales religiosos: el amor de Nuréyev hacia su pareja, el bailarín danés Erik Bruhn, está en el centro de la obra escrita y dirigida por Kirill Serebrénnikov, crítico con el Kremlin y con la Iglesia Ortodoxa Rusa.

nureyev 4

Por si fuera poco, se ha dicho mucho sobre la promiscuidad sexual del talentoso bailarín que desertó de la Unión Soviética en los años sesenta del siglo pasado, en plena Guerra Fría, y que murió en Francia con tan sólo 54 años a consecuencia del SIDA.

El director del legendario Bolshoi, Vladímir Urin, anunció su decisión hace dos días, a falta de solo tres para la primera función, y argumentó que el espectáculo no se ha ensayado lo suficiente y “no está listo” para ser mostrado al público.

Es la primera vez desde que cayó la URSS que la catedral del ballet mundial suspende una obra -en todo el siglo XX solo lo hizo tres veces-, pero lo más inaudito es que es la primera vez en sus dos siglos y medio de historia que lo hace a tres días del estreno, el cual se reprogramó para mayo de 2018.