Seleccionar página

De las 25 misiones fundadas en la Península de Baja California entre 1697 y 1767, solo la de San Francisco Javier de Viggé Biaundó ha podido conservar el aspecto original que le dieron los jesuitas y es una de las mejor conservadas en la península.

mision javier 1

Sus esculturas y óleos son de primera calidad y fueron llevados desde el colegio jesuita de Tepotzotlán, Estado de México, sus retablos son de estilo churrigueres pintados de un color dorado.

La misión fue fundada por el padre misionero Francisco María Piccolo, en marzo de 1699. El día 10 de ese mes el padre Piccolo llegó al sitio llamado por los nativos Viggé Biaundó, en compañía de soldados e indios nativos provenientes de la recién fundada población de Loreto, Baja California Sur. Se sabe que Viggé es un topónimo cochimí que significa Tierra elevada que domina el valle, pero se desconoce el significado de Biaundó, también un topónimo cochimí.

Los nativos cochimí los recibieron gustosos y después de permanecer allí durante cuatro días se retiraron para regresar poco tiempo después con el objeto de construir una capilla provisional y habitaciones rústicas. La capilla fue terminada ese mismo año y fue bendecida por el padre Juan María Salvatierra.

La misión de San Francisco Javier fue la segunda misión que establecieron los misioneros jesuitas en la península de Baja California en forma permanente, la primera fue la Misión de Nuestra Señora de Loreto.

mision javier 3

El padre Juan de Ugarte arribó a la Misión de Nuestra Señora de Loreto Conchó el 10 de abril de 1701 y fue enviado a la recién fundada Misión de San Francisco Javier a causa de los conocidos talentos que tenía en agricultura.

Una vez que llegó a la misión comenzó con los cultivos de maíz, trigo, fríjol, caña de azúcar, uvas y árboles frutales, y para su riego construyó canales y piletas de piedra para conservar la escasa agua del lugar. El padre misionero introdujo al lugar la crianza de animales domésticos.

A la muerte del padre Juan de Ugarte en 1730, lo reemplazó el padre misionero Miguel Barco, quien diseñó e inició la construcción definitiva de la iglesia en 1744. La misión fue terminada en 1759.