Seleccionar página

El óxido nitroso o gas hilarante parece perfilarse como un problema de salud pública en China, ya que se compra con facilidad y es empleado como droga recreacional.

gasrisa

Un litro de este gas, que es una sustancia no controlada en el país, se adquiere en 66.25 dólares, comprobó un reportero del Qianjiang Evening News.

Los vendedores, que usualmente son los propios fabricantes, no están obligados a preguntar a los compradores que uso darán al gas, por lo que solo se pregunta por el precio, cantidad y condiciones de entrega.

Inclusive se encuentra en internet bajo la forma de bombas de “gas crema”, que al menudeo solo cuestan 40 yuanes una lata, poco menos de seis dólares.

Como droga recreativa el óxido nitroso genera sensación de euforia, pero su empleo reiterado causa problemas como pérdida del control motriz y riesgos de problemas cardíacos.

Es menos adictivo fisiológicamente que otras sustancias, pero como tarda más en ser eliminado, la adicción psicológica es más difícil de superar, afirma Zhang Huifen, director del Centro de Tratamiento de Drogas en la provincia de Zhejiang.

El uso del gas hilarante no es exclusivo de China. Desde principios de esta década su empleo se detectó en Europa, donde se vende en globos.

En Reino Unido una acción policial llevó al decomiso de mil 200 bidones con el gas en puestos cercanos a pubs y discotecas en el barrio de Shoreditch, en el este de Londres, reportó la BBC.

De acuerdo a la Asociación de Gobierno Local (LGA), que agrupa a 400 municipios de Inglaterra y Gales, alrededor de medio millón de jóvenes consumen este gas, que puede también llevar a la anemia, dañar la médula espinal y envenenar el sistema nervioso central.

(ntx)