Seleccionar página

Un nuevo billete turístico de cero euros agotó una primera edición de cinco mil ejemplares en poco tiempo y creó furor en la ciudad de Kiel, en el norte de Alemania.

billete euro cero 2

El billete, sin valor nominal, se vende a 2.50 euros y comenzó a circular tras la aprobación del Banco Central Europeo (BCE). Este tipo de billetes turísticos existen desde 2015, cuando el francés Richard Faille lo diseñó como souvenir y comenzó a imprimirlos para distintas ciudades de su país, como Marsella, siempre con el visto bueno del BCE.

Desde entonces se vendieron unos 60 millones de ejemplares de billetes turísticos de cero euros, con unos mil 500 motivos distintos. No solo lo compran turistas sino también coleccionistas, dispuestos a pagar mucho más que 2.50 o 3 euros en internet.

Su mayor atractivo es que están impresos en el mismo papel que los euros de verdad y tienen también casi todas sus medidas de seguridad como las marcas de agua, los relieves, los hologramas y hasta el número de serie. Su color es violeta y tienen un cero estampado en las dos caras.

Los primeros billetes fueron los de Francia, con la torre Eiffel en el reverso, pero desde 2016 se comenzaron a imprimir billetes en otros países europeos y por eso los motivos ahora son varios monumentos emblemáticos del viejo continente, como la Sagrada Familia de Barcelona, el Coliseo de Roma y la Puerta de Brandenburgo de Berlín.