Seleccionar página

Por mucho tiempo, la langosta ha sido asociada con lujo y exquisitez, pero la historia de “Louie” es digna de contarse.

langosta louis 1

Después de décadas de encierro en un estanque de un famoso restaurante, una langosta de 132 años de edad pudo obtener su libertad y regresar a su anhelado hogar que es el mar. Los dueños del lugar anunciaron su liberación con bombo y platillo durante los festejos del “Mes de la Langosta” en Estados Unidos.

La langosta vivió en un estanque en donde habitaba con más ejemplares de su especie, pero ella no llegará a la cocina como muchas ni será el manjar de un exclusivo platillo.

“Louie” vivía en el restaurante Peter’s Clam Bar, en Island Park, Nueva York, y por diversos motivos nunca llegó a un recipiente de agua caliente ni tampoco se logró cocinar a este enorme crustáceo.

Por fin, la suerte le sonrió a la langosta longeva y obtuvo, a sus 132 años de edad, su libertad para recorrer los mares.