Seleccionar página

Para perpetrar alguna estafa de resonancia se necesita mucha imaginación y una cierta clase. Lo reconoce la propia policía italiana en el caso de Stefano Cernetic, un hombre que fue desenmascarado como impostor de altos vuelos.

principe estafador 3

El personaje se hacía llamar Su Alteza Imperial y Real, príncipe de Montenegro y Macedonia, de Albania, Serbia y Voivodina. Logró engañar durante años a aristócratas de verdad, políticos, cardenales, empresarios y hasta estrellas de Hollywood.

Cernetic, de 57 años, es residente de Turín y fue acusado de fraude por mentir durante años sobre su identidad y fabricar documentos falsos. Pero el “príncipe” que exhibía medallas y certificados de la “Casa Imperial Real de Montenegro y Macedonia”, lejos de ser un descendiente de sangre azul de un antiguo linaje de los Balcanes, era un simple estafador lleno de fantasía, en la que creó un árbol genealógico de ensueño.

principe estafador 2

Cernetic fue denunciado junto a un hombre de la ciudad italiana de Avellino que se hacía pasar por embajador macedonio por los delitos de estafa, falsedad documental y falsa identidad. La investigación comenzó cuando los dos se fueron sin pagar de un hotel de lujo en Fasano en julio de 2016, ya que se envió la cuenta a la embajada de Macedonia, pero ésta aseguró que el supuesto príncipe no figuraba entre su personal diplomático.

El hombre deberá responder ante la justicia por estas acusaciones, aunque señaló en su perfil de Facebook que “poco a poco la verdad saldrá a la luz”, junto a un artículo en el que asegura que es el heredero de una supuesta línea dinástica de Montenegro.

Montenegro no tiene monarquía desde 1918, cuando al término de la I Guerra Mundial desapareció como estado independiente y se integró en el recién creado Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, antecedente de lo que fue Yugoslavia, y no recuperó la independencia hasta 2006, cuando se separó definitivamente de Serbia.