Seleccionar página

Una de las ramas deportivas más extensa, variada y emocionante son las carreras. Gracias a su simple y contundente premisa, “gana el primero en llegar”, es uno de los espectáculos preferidos del público. Pero, ¿qué pasaría si se combinaran las carreras con algunos de los más grandes avances tecnológicos del siglo XXI? La respuesta podría convertirse en la próxima gran tendencia.

drone racing

El FPV drone-racing (o carreras de drones en vista de primera persona) es un nuevo deporte competitivo de carreras, donde el objetivo es navegar con un dron una pista determinada, de principio a fin, antes que el resto de tus adversarios. Lo verdaderamente interesante de este deporte es que, además de incorporar el uso de los artefactos voladores, los “pilotos” deben utilizar cascos de Realidad Virtual (RV) para volar.

A través de los aparatos de RV, los operadores de las máquinas voladoras reciben la transmisión, en tiempo real, de lo que las cámaras de los drones captan enfrente suyo. Esta tecnología da a los conductores la sensación persistente de manejar sus artefactos como si ellos mismos estuvieran a bordo. Esta característica no sólo contribuye a aumentar la adrenalina que se tiene en la carrera, sino que también elimina todos los riesgos físicos que se podrían correr en otras competencias.

Las compañías tecnológicas ya se han dado cuenta de la popularidad de este nuevo deporte, y han comenzado a crear drones específicos para un máximo rendimiento en estas carreras. Una nueva especie de aparato, los microdrones, pueden alcanzar velocidades de hasta 32 kilómetros por hora, gracias a sus reducidas dimensiones pueden pasar por casi cualquier espacio, y sus hélices están reforzadas para permitir a los competidores el uso de acciones y estrategias mucho más arriesgadas y salvajes.

La tendencia es ya tan popular, que múltiples “federaciones de drone-racing” han surgido alrededor del mundo. En Francia, Australia, Reino Unido, China y Canadá existen organizaciones nacionales de competidores, e incluso ya hay ligas internacionales que organizan eventos de carreras. Tan sólo hace unas semanas, las compañías DR1 Racing (dedicada a la celebración de eventos de drone-racing) y Air Hogs (productora de vehículos a control remoto) organizaron una competencia en el set de la popular serie de televisión de ciencia ficción, FireFly, que se convirtió en la primera carrera de su tipo en todo el planeta.

El drone-racing, a pesar que actualmente es practicado principalmente por los entusiastas tecnológicos, podría muy pronto saltar a la escena deportiva internacional. La Drone Racing League, una organización internacional, recibió una inversión de un millón de dólares por parte del propietario del equipo de futbol americano Miami Dolphins para promocionar y potenciar el impacto del nuevo deporte.