Seleccionar página

La historia del edifico que aloja el Palacio de los Gurza albergó durante casi seis décadas el periódico “El Sol de Durango”, cuyo origen se remonta a fines del siglo XVIII y es descrita en esa época como “una casa vieja, maltratada y de adobe”.

palacio gurza 2

En ese entonces, el inmueble era propiedad de María Gertrudis Javiera Barraza, esposa del teniente de alcalde Mayor de Santiago Papasquiaro.

A mediados del siglo XIX, la propiedad fue adquirida por los hermanos Luis y Antonio Gurza, ambos prósperos comerciantes y empresarios agrícolas de esa época, quienes la convirtieron en una residencia porfiriana con amplios ventanales para la hora del té.

Esta casa, la cual fue mandada construir por Antonio Gurza López, fue habitada por la misma familia. Eran parientes políticos de Francisco I. Madero y este mismo personaje, se quedó en sus visitas a la ciudad de Durango; incluso aquí organizó el Partido Antirreeleccionista de Durango, para contender en las elecciones de 1910.

palacio gurza 3

Posteriormente, y quizá debido al clima político que imperaba en la entidad, Antonio Gurza y su familia emigraron a la capital del país, dejando a su sobrino Miguel Gurza al cuidado del inmueble, quien lo desocupó en 1938, al ser enajenado.

El Palacio de los Gurza conjuga modernidad e historia en sus muros, siendo  un espacio cultural de importancia para los duranguenses. Ofrece al público visitas guiadas, eventos culturales y talleres permanentes de periodismo y pintura.

Este recinto cultural fue abierto al público el 15 de septiembre de 2010 y está compuesto por 7 alas: ala de exposiciones temporales, Museo de fotografía en Durango, Museo de la imprenta y periodismo en Durango, Sala Antonio Gualda, Sala Francisco Montoya de la Cruz, Sala Guillermo Bravo Morán y el Museo de la Casa de la Moneda, además de albergar a la Librería del fondo de Cultura “José Revueltas” Durango.