Seleccionar página

Todo el mundo ha escuchado alguna vez la expresión “Quien no arriesga, no gana”. Una frase muy cierta que refleja de alguna manera el espíritu del Museo del Fracaso, una exposición destinada a presentar innovaciones que no llegaron a buen puerto.

museo fracasos 1

A partir de este 7 de junio, en la ciudad sueca de Helsingborg, se presentarán más de 60 inventos de todo el mundo que no tuvieron éxito, pero el visitante no debería dejarse confundir por el título de la exposición; por el contrario, la galería no se trata de una burla.

“Para innovar es necesario fracasar, es una parte muy importante del proceso de desarrollo”, explicó Samuel West, responsable del museo. “Se trata de aprender de los fallos y no demonizarlos” y es precisamente de ahí que surgió la idea del museo.

Muchos de los productos que se exhiben en el museo muestran los intentos de las empresas para diversificar su marca. Está el café BlaK de Coca Cola y el refresco Pepsi Crystal, sin colorantes, que claramente ninguno funcionó.

museo fracasos 3

También hay objetos de la emblemática marca de motocicletas Harley-Davidson, que lanzó una loción en la década de 1990 que fue un fracaso.

El museo cuenta hasta con un producto del empresario más conocido del mundo y ahora presidente de los Estados Unidos, Donald Trump: el juego de mesa “¡Estoy de vuelta y estás despedido!” del 2004, parecido a un Monopoly pero en el que los jugadores utilizan piezas rotuladas con una “T” y los billetes tienen la cara de Trump.

El museo ofrece cierta esperanza. Tiene en exhibición el Apple Newton, el asistente personal de 1993 que le abrió el paso a los iPhones y a las iPads que millones de personas utilizan hoy día.